12. ¿Merece la pena pedir la RMI?

12. ¿Merece la pena pedir la RMI?

248
1
Compartir
rmi tu derecho

Algunas personas nos han comentado que, dado que de la RMI se descuentan otros ingresos que pueda tener la unidad familiar, el neto a percibir es a veces tan escaso que no compensa el esfuerzo que requiere el complicado proceso de solicitud. Por ejemplo, una nos ha dicho “para 18 euros que me van a dar cada mes, no tiene sentido dejar que anden controlando mi vida”.

Respetando la decisión que cada persona tome, creemos que no conviene renunciar a la Renta Mínima de Inserción si se tiene derecho a ella.

Por un lado, hay que tener en cuenta que diversas administraciones públicas han establecido beneficios adicionales para las personas y familias perceptoras de la RMI: exención de la aportación farmacéutica ambulatoria, reducción significativa del precio de los comedores escolares, bonificación en los recibos de agua del Canal de Isabel II, exención de la tasa de emisión sucesiva de tarjeta sanitaria por causa no imputable a la Administración y otros.

Por otro lado, hay que tener en cuenta que cuando se se tienen muy pocos ingresos cualquier ingreso adicional viene bien: ¿por qué renunciar a 50 o a 18 euros si es tu derecho recibirlos? Pero lo más importante es que si los ingresos de la unidad familiar son precarios, por ejemplo derivados de un contrato temporal y a tiempo parcial, y desaparecen en un momento dado, si ya percibes la RMI no hará falta empezar entonces el fatigoso y excesivamente largo proceso de solicitud, en el que a veces la respuesta se demora más de un año, sino que bastará con que comuniques y documentes tu nueva situación para que se actualice el importe de la RMI.

Por último, tal y como la establece la ley, la RMI no debe ser solo una prestación económica sino que también prevé la participación en un programa individual de inserción, proyectos de integración y proyectos de colaboración con servicios públicos de empleo. Es verdad que la carencia de personal de trabajo social y de medios económicos convierte muchas veces ese derecho en una mera obligación de someterse a ciertos controles, pero eso no puede continuar así, nuestros esfuerzos deben ir acompañados del esfuerzo de las administraciones públicas para ayudarnos realmente a encontrar empleo o insertarnos de forma acorde a nuestra situación personal. Podemos y debemos exigirlo y podemos y debemos presentar quejas cuando eso no se cumpla.

1 Comentario

Deja un comentario